miércoles, 11 de abril de 2007

... en la linda

... más vale tarde que nunca.
Ojos de Brujo revienta en mis oídos. Debí haber traído Gotan Project o algo más relacionado con la región a la que voy, pensé, pero ya qué importaba. We were on the road. Fueron doce horas lo que nos tomó el jueves pasado llegar a Salta capital. Entramos por el cerro y desde allí la primera impresión es la de un tapete de luces que se extiende por el valle. Pienso en Cochabamba. Después de una ducha y un breve paseo de reconocimiento, la pregunta lógica fue: ¿Cuál es la zona de los boliches? Respuesta: Calle Balcarce. Cervezas, conversa, cigarros, música al vivo, clima fresquito... bien. A la mañana siguiente salimos a turistear. Paseamos por el Cabildo, los locales del centro, subimos por el teleférico al cerro, visitamos parques y plazuelas. Qué linda ciudad. De verdad. Con poco más de 600 mil habitantes, le da vuelta y media a cualquier ciudad boliviana.
Viernes y sábado fueron similares. El viernes, gracias a la amable invitación de Ramón Ojeda, fuimos a La Panadería, en la Calle Balcarce, donde pudimos ver un poco de folklore andino (¡vaya novedad!) y chaqueño. El highlitght de la noche fue la participación especial de La Salteñita junto a Hermógenes Quipildor (¡vaya nombre!). Luego salimos los tres mosqueperros pero a las 4AM ya no había mucho qué hacer. Fue una buena noche de calentamiento. Ya el sábado fue tremendo. Después de un par de cervezas en el Café del Tiempo, nos movimos a Club XX-I, una disco repleta de gente. Era una mezcla de Acqua con Coolors pero con música buena, menos efecto chimenea y sin menores de edad. Un vodka, un whisky, un energizante, otro whisky... ¡floor! Volvimos a casa muy muy temprano. Domingo. Trankuilo... un café en la plaza, un asado de tira, solecito de la tarde, Crawler que pierde el bus, la yesquera empieza a manifestarse, paseos por las plazas verdes llenas de artesanos, ver tiendas, ver a las chicas, reir, reir y reir. Lo cierto es que no hay mucho que comentar de este ejercicio brutal del ocio... ¿Que cómo fue Semana Santa? La verdad sólo me acordé que era Semana Santa el sábado por la noche cuando a las doce empezaron a sonar las campanas por varios minutos seguidos y los mosqueperros me preguntaban qué onda con eso. Claro. Había resucitado y tenían que hacérselo notar a la gente. Fuera de eso, no se hizo notar.Finalmente llegó la hora del retorno. Las fatigas de mi abuelo hicieron que salieramos a las 2AM del lunes para llegar a la frontera temprano y así pasar rápido sin problemas con los autos. A pesar de las incomodidades que causó, por el tema del desvelo tanto en conductores como pasajeros, sí llegamos temprano y cruzamos rápido. El viaje de vuelta fue una verdadera paliza por el cansancio acumulado de varios días de jodita y de vueltas y desvelos y comida y cerveza. Necesité definitivamente un día extra de descanso después de mis vacaciones...
Resumiendo, Salta de verdad se merece el calificativo que le dan de La Linda. Es una ciudad amable, apacible y con la diversión de cualquier ciudad grande (salvando las escalas). Definitivamente se les recomienda. Es una ciudad... linda. ¿Qué más se puede decir? Creo que está todo muy claro.
como Unter no vino las fotos son lo que son: paisajes, los mosqueperros y la familia

8 comentarios:

Albanella dijo...

Es bello conocer nuevas ciudades, dar tu paseo por nuevas latitudes, estar entre nuevas caras y oír nuevos sonidos.. todo nuevo!! Tengo el alma viajera y así los viajes de/hasta sean matadores.. estar allí dónde llegas es maravilloso.. Tuviste una Santa Semana de Joda.. un beso!!

electrokiss dijo...

claaaro yo sabia q ibas a comer un buen asado... bien... muy bien...

yo te cuento q nunca pude subirme al teleferico... la primera vez por estados post-etilicos ya sabes cualquier movimiento externo puede causar otros movimientos internos con resultado de posible expulsion...

y la segunda pq mi vieja tiene vertigo!

pero a ver algun dia...
una de las veces q fui... estaba de moda el ASEREJE de las Ketchup... y sonaba por tooooda la peatonal... las plazas... los centros comerciales... y veia a las salteñitas saliendo del cole... haciendo las coreografias...

y como dice el viejo refran...
si no puedes contra ellos...

jajajajja

electrobesos

aLe dijo...

che entretenido leerte... son las 3>42 sabado en la noche y muero por ir a la cama, pero no, no puedo, gente por llegar.. y bueno cai en tu espacio, parecen haber cosas interesantes, el viaje a la linda suena entretenido.. mucho mejor que la descripcion de tu hno jojo... no llegue a leer... q hiciste en Sucre? q tal la nueva casa? saludos, aLe

electrokiss dijo...

q tal la agenda???

jajajaja

si pregunto q tal lo otro... mejor no!

jajajajaja

hey gracias por el VIVA TARIJA!!!
besos electricos...
y un corrientazo a todos mis chapakos!

Pao dijo...

Sí, es lindo viajar, conocer, vivir, no tiene precio el experimentar...
Ojalá yo fuera espontánea y me diera la libertad de volar por ahí de vez en cuando...

Besitos

flacazul dijo...

salud por los viajes!
que siempre son tan necesarios y porque sigan siendo tan placenteros.

Fille de la Lune dijo...

Ya son tres las caravanas que recomiendan Salta. Iré cuando se case mi amiga suiza...
Brindo tb por los viajes... los materiales, los espirituales y los mentales!!!

RONALDO dijo...

- Albanella, coincido con vos. Viajar es lo más de lo más. La pasé increible.
- Electrokiss, qué pena lo del vértigo. El teleférico es alucinante. Te da una vista espectacular de la ciudad. Sobre la agenda de fin de semana sólo puedo decirte... ¡viva Tarija! Ja Ja Ja.
- Ale, ¿a quién esperás a esa hora de la madrugada? El viaje a Salta fue genial. Si hacés click en el menú de la derecha donde dice "viajando", vas a poder leer la crónica de Sucre. La guarida está muy buena aunque aún está sin ch'allar. Saludos.
- Pao, no es cuestión de espontaneidad... es largarse a la piscina nomás. Después de la 2da o la 3ra ya se vuelve maña... animate.
- Flaca, ¡salud! Para que sigamos viajando.
- Fille, ¡salud por los viajes! Incluídos los ilegales...