martes, 18 de septiembre de 2007

Crónica Transandina. Parte I. La Capital.

La ciudad de los cuatro nombres tiene una mágia especial. Hoy la encontramos siguiendo su paso tranquilo de todos los días, nada comparable con el pandemónium de hace unas semanas. Con un a temperatura por demás de agradable, Sucre nos recibió -a CH, a RBK y a mí- con gran amabilidad. Tras acomodarnos y mientras hacíamos hora para la jornada de hoy, visitamos el cementerio de la ciudad: primer y -creo- único cementerio patrimonial de Bolivia. Hicimos el ya conocido tour por los lechos de próceres, presidentes y hombres ilustres de la nación y de la ciudad, sin embargo fue un monumento el que llamo mi atención: el que ven en la foto. Esta mujer conmemora a un grupo de comprometidos estudiantes de la Universidad de San Francisco Xavier que, armados de civismo regional, llegaron hasta Ayo Ayo (La Paz) con el fin de recuperar la capitalía que se les estaba arrebatando por la fuerza. Resulta que mientras celebraban una misa, a manera de recarga espiritual, un grupo de milicianos de la zona irrumpió en la iglesia y asesinó a toda esa gente... claro... los pillaron en off side.
Hoy, con todo este tema de la Capitalía Plena, el chiverío que es la Constituyente y los conflictos por la Autonomía, los 2/3, la Plurinacionalidad, me preocupan las voces que hacen un fuerte eco a los rumores sobre una supuesta escalada de violencia nacional, que además es inminenteme. Creo que hay que trabajar en la unión, hay que trabajar en la paz, hay que trabajar en el diálogo y en la negociación. Hay que trabajar en modelos que den soluciones prácticas y duraderas a este embrollo en que nos hemos metido. sin lastimar a nadie, sin insultar a nadie, sin usurpar los derechos ciudadanos de nadie... construyendo. Hoy más que nunca tenemos que tender esos puentes que demostrarán que la unión hace la fuerza, y no viceversa.
Ésta es la primera reflexión después de un día de charla con mucha gente amiga y desconocida, y de mucha reflexión histórica, sociológica, política... en fin... Sucre es una ciudad donde, desde hace siglos, la gente venía buscando luces. Hoy todavía lo hacemos.
próximo capítulo: Zudáñez

6 comentarios:

Azael dijo...

como va? queridísimo te dejo un abrazo... comparto la búsqueda de unidad....

hermano estamos tratando de organizar un evento grande para noviembre... apunté tu nombre a la lista haber si concretamos algo... sera en oruro para los 401 años de su fundacion

Marco dijo...

maestro, qué hermosos sentimientos y cuantas preocupaciones se sienten al caminar por nuestro país.. te quiero mucho, un abrazo grande.

El defensor del derecho al delírio dijo...

O sea... vivís en un estado de vacaciones permanente, vos, no?

Un abrazo querido Ronaldiño, me alegra mucho que estés palpitando la bolivianidad.

Santiago Terceros dijo...

Viejo, Sucre es hermosa, date un par de vueltas por el arbol gigante de la Recoleta.

Estoy en LP el lunes, no me va a dar para ir al Etnos, pero nos tomamos una chela antes.

Abrazo

Pao dijo...

Querido Ronaldo...
Qué envidia, che!
...pero, de la sana, de la sana...

:)

Sonrisas, esta vez sonrisas!

RONALDO dijo...

- Rodo, de una. 401 es un número interesante. Con gusto iré.
- Querido chapaco, te contaré más aún a mi regreso a Santa Cruz. Espero verte allá para entonces. Hay mucho por qué preocuparse pero también hay mucho por festejar. Te veo en La Paz el lunes.
- Delirante, trabajo en algo que me gusta... por ende, me divierto. No hay nada como esto.
- Santi, llamame cuando estés en La Paz... será un gusto conversar en otro contexto. Che... quedate y volvete en el 1er vuelo de la mañana.
- Pao, espero saber transmitir lo que puedo aprender de este privilegio. Sonrisas :D